CARLOS AGUDELO CASTRO

 

Nació en Pereira en 1954. De profesión periodista, es doctor en Filosofía, Periodismo, Comunicación Pública y docente de tiempo completo de la Universidad de Antioquia. Ha realizado exposiciones en la Fundación Gilberto Alzate Avendaño de Bogotá, la Galería Caymán de Nueva York, Biblioteca Central de la Universidad de Antioquia (2000), en la Pinacoteca Neural del Fondo de Garantías de Antioquia (2005), Kaldi Kaffee en Carlos E, Restrepo (2016), Biblioteca Central de la UPB (2017), Art & Design Gallery y Magnetic Pompano en Miami Florida.

  

El abstraccionismo siempre ha sido una búsqueda de los mecanismos de la evocación. Reconocemos que hay algo en estas pinturas, pero no sabríamos decir con palabras exactamente qué sentido tienen, a qué se parecen. Lo más que hace la obra es sugerir, nos toca en alguna parte. Líneas, formas, espacios entrecruzados dicen algo que trasciende las palabras. Hay un movimiento constante por el poder que tienen los colores de jugar unos con otros, de vibrar armónicamente. Se percibe intuitivamente su belleza expresada en proporciones, como en la música, ese lenguaje esencialmente abstracto que se basta a sí mismo para despertar sensaciones profundamente arraigadas en el ser a través de notas, tiempos, espacios, tonos, ritmos y demás elementos que dan lugar al cromatismo. Y como en la música—el jazz, por ejemplo—la magia está en los detalles, en las pequeñas cosas, en las sugerencias, en el baile de las figuritas. Y tal vez, mientras vagamos por los laberintos de la evocación, descubrimos la lógica interna que hay en cada obra, donde nada está puesto al azar, nada carece de sentido, todo tiene una razón de ser.

 

Cada obra es como una pieza musical, excepto que no hay secuencia, el tiempo desaparece, todas las notas están dadas de una sola vez, en un momento único e irrepetible. - Carlos Agudelo.

Instagram: @carlosagudelocastroart

Correo: cagudelo99@gmail.com